Madrid Games Week 2015: la crónica

slider2

Era una noche de esas sin luna, en las que la oscuridad se apodera del mundo para hacer con él lo que le plazca. Una de esas noches en las que la luz sólo ilumina un par de metros para desaparecer abruptamente engullida por las sombras.

O al menos, a las 6:20 de la mañana, es lo que parecía desde el autobús. Si era de otra forma, probablemente estaba tan dormido que ni me enteré.

¿Y para qué ir tan temprano? – te estarás preguntando, astuto lector –  ¿Es necesario comerte semejante palizón en un autobús que huele sospechosamente a pies? Pues sí y no. Realmente, con que te cojas un AVE a las 8 o así, llegas de sobras a la capital para entrar en el evento. Pero ya que iba a la Villa y Corte, por lo menos aprovechaba el viaje y hacía turismo.

Preparando la misión

Pero no os voy a comentar qué he ido a ver a Madrid en chancletas con calcetines, camisa hawaiana y sombrero mexicano. Porque como todos sabemos, así es la estética del turista medio que visita Madrid. Bueno, en realidad la guinda del pastel es la litrona de agua con colorante y hielo que le han colado por “sangría typical spanish”, pero no he venido aquí a hablar de moda y complementos para turistas.

El meollo del evento empezaba el jueves, pero realmente era solo para youtubers, vips y, en líneas generales, gente a la que le sobra el dinero y puede pagar 24 euros por entrar en el recinto. Que 12 euros tampoco es moco de pavo ¿eh? Que yo aún me acuerdo cuando costaba 6 euros la entrada en aquella inocente primera edición, cuando se llamaba Gamefest. Y de repente, con esta última frase, me doy cuenta de que soy un viejo.

Pero a lo que íbamos: Madrid Games Week.

Algo hay que hacer antes del Fallout 4

El horario de apertura arranca a las 10:00, temprano pero no “demasiado temprano”. El horario perfecto para levantarte pronto, ir al recinto en metro y entrar de los primeros. O, si eres un vago, remolonear en la cama, llegar tarde y comerte más de tres cuartos de hora de cola bajo un cielo que amenaza con lluvia de un modo nada amistoso. Adivinad por la que yo me decanté.

Después de tres cuartos de hora, y tras haberme aguantado las ganas de gritar “20 euros por mi sitio” cuando ya estaba a punto de entrar en IFEMA, entraba. Yo la recordaba de forma diferente: la última vez que entré, era 2013 y mi opinión fue totalmente negativa porque no dedicaron ningún espacio al PC. ¿Os imagináis ahora una feria de videojuegos sin un apartado de PC? En 2013 ocurría.

El stand de Uncharted 4

Por eso, después de haber tenido una última impresión tan mala respecto al trato que recibían los jugadores de PC, me encontré en esta edición con un pabellón dedicado en exclusiva a campeonatos. Campeonatos de shooters, campeonatos de MMORPG y tal (hasta campeonatos de paintball, previo desembolso de dinerito). COD, FIFA, CSGO y un baile de letras en el que solo faltaba la palabra MILF. No estaba mal.

Este año parecía decir “Madrid Games Week: ahora con dos pabellones” o “Madrid Games Week: ahora con el doble de espacio para videojuegos” y ahí estaba un poco la trampa. Sí, había dos pabellones, y sí, significaba que había el doble de superficie, pero uno de los pabellones lo ocupaban un puñado de escenarios y un espacio diáfano ocupado por las sillas para los espectadores de turno.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Poco tiempo pasamos en esa parte del recinto, porque lo gordo estaba en el pabellón 10 y no en el 8. Como comprenderéis, el pabellón 10 era la “Madrid Games Week” propiamente dicha. Nada más entrar, había puestos y puestos de merchandising y trastos para gamers. Esto quiere decir que más o menos la mitad de un pabellón está destinada a videojuegos, la otra mitad está ocupada por stands con tentaciones para frikis materialistas. Haciendo cálculos, podríamos concluir que el 25% de la Games Week está dedicada a la exposición de novedades y juegos, pero eso no es lo importante del evento.

El evento no ofrece novedades jugosas ni grandes bombazos. El principal aliciente es ese ambiente de euforia videojueguil que te empuja a sentirte orgulloso de lo que te gusta. El hecho de que se pueda encontrar a la venta casi cualquier cosa relacionada con videojuegos es un aliciente, desde luego. En este tipo de eventos nadie te va a decir cómo tienes que comportarte o cómo tienes que vestirte, por lo que son una pequeña isla de tranquilidad en el mar de la sociedad.

Lara Croft de pelo en pecho.

Pero supongo que tampoco queréis saber qué es lo que estaba a la venta en el evento, cuánto me he gastado y qué me he comprado. Lo veo normal, ninguno de los dos queremos que esto se alargue tres o cuatro scrolls de pantalla con una lista de la compra que nunca se acaba, fruto de compras compulsivas. Dejémoslo en que abundaban las camisetas y los accesorios frikis, pero también había casetas con periféricos para ordenador o stands de comida rápida japonesa (los cuales probablemente pudieron forrar el chiringuito con billetes de 500, porque tenían cola fueras a la hora que fueras).

Había una zona para desarrolladores indie, que era como pasear por una calle del Barrio Rojo de Amsterdam a altas horas de la noche. Solo que en vez de prostitutas ofreciendo sus servicios había pequeños desarrolladores que luchaban por un minuto de atención de niños rata que estaban buscando al Rubius.

La zona de manga experience… pues un poco decepcionante, y eso que os escribe un cerdo eurocentrista como el que más. Constaba de unos pocos puestecillos de tiendas de manga y animes para tentar al visitante. Ni una demostración, ni una exposición, nada. Me pareció muy desaprovechado porque podrían haber hecho algo mejor, que espacio había. Pero lo peor, sin duda fue que no había waifus para comprar. Mal, muy mal.

Until Dawn

Los youtubers y gente importante tenían su propio corralito cercado para que la gente no les molestara pero pudieran verles y tirarles cacahuetes o cosas así. También servía para la gente de prensa y eso, pero a nadie les importan desde que dejaron de llevar sombreros en los que ponía PRESS y de hacer preguntas levantando el lapicero con el que escribían en su bloc de notas.

Ubisoft tenía un chiringuito montado con un Big Ben de cartón del que te podías tirar (altura máxima de la caída, así a ojo, 3 metros) para promocionar el Assassins Creed Syndicate. Tambien te podías hacer “tatuajes”, porque no hay nada que diga más “soy un pandillero del siglo XIX” que un buen tatuaje en el cuello. Lo sé yo y lo sabe cualquier historiador que crea que las pirámides las han construido aliens. Cualquier otro Assassins Creed reciente deberá ser ignorado como si no hubiera existido nunca y condenado al olvido.

Hora de Assassin’s Creed

Uncharted 4 tenía una chabolilla de atrezzo y estaba rodeado de ficus para publicitar el juego. Until Dawn estaba mejor montado, el jugador estaba monitorizado y se podía ver el pulso, visión térmica de la cara del mancebo de turno y otros detalles que hacían sonreírte maliciosamente cuando recordabas que es un juego de miedo y lo estaba pasando mal. Había mucho más juegos que me olvido. Nintendo, Lego Vengadores, Mario Maker y un largo etcétera. El Star Wars Battlefront tenía un tie fighter con el piloto por ahí para que te pudieras hacer fotos. El juego ni fu ni fá, pero el tie fighter ahí estaba llamando la atención nada más entrar en el recinto.

Mención especial para el Farming Simulator 15 que, infravaloradísimo, no tenía cola para probarlo. Pese a que habían metido un tractor pequeñito y para jugarlo tenías que sentarte en él. No entiendo como la gente no encuentra emocionante el arar un campo o fumigar la cosecha, con la de variedad de arados y maquinaria que ofrece. Ah, por si no lo habéis notado, estaba siendo irónico. Galardón “Soy especial” para el Farming Simulator.

Y hasta aquí el tocho. El año que viene, más.

Resumen para vagos:

Madrid Games Week. Colas para entrar. Colas para probar videojuegos. Stands con merchandising. Gente entrañable. Poco dinero en nuestros bolsillos a la vuelta.

 

Lord Timothy Worsworth-Moriarty III

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s