Ser el malo, mola…

No es desconocido por los seriefilos y amantes de la gran pantalla, que ser el malo, mola, y mucho.

El chico malo, se lleva la pasta, la chica y la fama. Puede que vaya a la cárcel o muera, pero tal y como nos lo venden, dan ganas de hacerlo, compensa vivir a tope, seguir tus instintos, quemar la carretera, arriesgar por amor, salvar un gatito y burlarse de la policía… Es fácil que el amigo de un amigo, tenga una deuda y le devuelvan ese favor contigo, que te conoció un día en un bar de fiesta y no sabe nada de ti.

No es que esté en contra de este tipo de series o películas, ¡au contraire mon ami! son las series que mas me enganchan y me apasionan, porque son todo lo que (la mayoría) no nos atreveríamos a hacer.

jax-with-baby

Uno de los grandes ejemplos, Sons Of Anarchy. Motos enormes, tipos duros que cuidan a sus familias por encima de la ley y sus vidas, ese compañerismo exacerbado, esos contactos con Dios y el Diablo, que bailan en una coreografía, donde el bailarín central, es la pasión por la vida.

Vida llena de excesos, que a no muchos pasa factura de manera inmediata. Una de mis series favoritas, etiquetada como Crimen y Drama, al cual añadiría, como a las series que comentaré, Ciencia ficción.

No es que sea un maestro del crimen, ni mucho menos, no suelo cruzar en rojo… pero lo ponen tan fácil, conseguir armas y esconder cadáveres, que parece que cualquiera lo puede hacer.

Breakin Bad, otro serial que será recordado mucho tiempo, como el bueno de Ned Flanders, se convierte en Fat Tony. De acuerdo que despertarte un día y ver que de sopetón, no vas a poder cuidar a la familia que tanto quieres, tiene que ser algo que active los más oscuro de tu ser, con tal de darles un futuro. Quien no quiere ver la sonrisa de tranquilidad en un ser querido cuando duerme… Pero hasta qué punto… Me recuerda a aquella película de Cameron Díaz, The Box, pulsa el botón y te doy un millón de dólares, al pulsarlo, una persona morirá.

Breaking-Bad-Season-51

Claro que te llevas un millón, pero puede que mates a quien quieres salvar. Todas las bolas están en el bombo.

Vuelvo a repetir, es un género que me apasiona, y no lo crítico, solo reflexiono sobre él.

La que ha sido , para mí, la mejor serie que se ha emitido en 2014, Peaky Blinders ,cuenta la vida de Thomas Shelby y su familia de gitanos, ambiciosos y pendencieros,  que se ganan la vida con apuestas ilegales de caballos,  entre otras joyas…  drogas , extorsión, pura mafia de los años 20. Tiene un gran trasfondo, como el resto de series… dedico unas líneas a explicar el de esta, por no haber tenido tanto alboroto como el resto, probablemente por no ser americana… De esto ya hablaré en otro momento. Pues bien, no se queda en esto de la mala vida, se ve lo que hace la guerra en la mente del hombre, las épocas de cambios, comunismo, capitalismo, racismo…Muy completa, y si además de las series disfrutáis de la música, junto con Sons Of Anarchy, una de las mejores bandas sonoras que he escuchado en tiempo.

Pues bien, el bueno de Tommy, al igual que Jackson en SOA, tiene una banda y va por delante del resto de los buenos y de los malos, otra serie en el que la policía, parece ser el mismo diablo… en cuanto oyes el sonido metálico de un bastón, esperas ver una sombra con cuernos y patas de cabra, y no, es un inspector en busca del adorado mafioso.

Peaky Blinders: gang lined up

Los guionistas de estas series, nos llevan hasta tal punto en estas mini películas, que simpatizamos de una manera tal con los protagonistas, que los defenderíamos en un juicio, porque creemos que están haciendo el bien, matando, rajando, amenazando… Viviendo del miedo y las muertes de gente, ni mejores ni peores que ellos, simplemente, no son los protagonistas. Me atrevería a decir, que  es un poco, como el fenómeno del cual también soy un apasionado, los vampiros.

Lejos queda aquella terrorífica interpretación de Bela Lugosi o de Christopher Lee, ¡que tantas veces le dio vida!  ¡Aquellos vampiros daban miedo! Pero también nos atraían oscuramente, nos seducían antes de clavarnos sus colmillos, y poco a poco se fueron transformando en unos seres atormentados, eternamente solos y bellos. Véase Entrevista con el Vampiro, otro grande para mi, Brad Pitt, nos hizo creer que los vampiros aun sentían el calor de la vida y el amor por lo que tuvieron en ella, hasta tal punto ha llegado esa transformación del terrorífico vampiro, que aparte de sagas de vampiros que van al instituto, la última película en la que aparece Drácula, de este año 2014 recién apagado, también es un salvador y no un ser oscuro que se alimenta de sangre, sino que defiende lo que un corazón que ya no late, todavía siente.

mix

Pues esto es un poco lo que venía pensando, no como critica, sino como reflexión, que ser malo mola, aunque el precio que se paga es altísimo. Pero esa sensación de poder, el subidón  de disparar un arma o ser el que corta el jodio bacalao al caminar por la calle, tiene que estar bien. Pero es lo que tiene decorar de una perfecta manera una tarta de mierda, que si la cortas, por dentro sigue siendo mierda.

¿Qué creéis? ¿Hollywood nos vende un buen pastel?¿Queréis vuestro pedazo? ¿O es lo bueno de la magia del cine?

Por mi parte, espero que me siga llevando a sueños en los que llevar una gabardina contra el viento, sea una imagen de respeto, que aunque venga infundido por el miedo y el respeto, ¡visualmente queda de lujo!

@LuisParanoic

Anuncios

Un comentario en “Ser el malo, mola…

  1. Pingback: AZ te cuenta: Enero 2015 | AZ GAMES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s