Sobre Uncharted: clichés y arqueología

ghjgh

En la actual generación de consolas (hablo de Xbox 360/PlayStation 3/Wii) me decanté por el tándem Wii-Xbox360 por dos sencillas razones: 1º) la baja calidad del hardware de PS2 que me alejó de Sony; y 2º) no me llamaban los juegos exclusivos de PS3. Si alguna vez salía alguno especialmente bueno ya pediría a los amigos una PS3. Ese juego fue The Last Of Us, el único juego que hasta el momento me pareció verdaderamente doloroso no tenerlo para el resto de plataformas. Pues bien, hace unos días con menos prejuicios hacia Sony desde Last Of Us, decidí ponerme al día con todo aquello exclusivo de Play Station 3 que no pude haber jugado estos años. Me llevé grandes sorpresas (Journey, Flower) y alguna que otra decepción. Ciertas desilusiones me las esperaba (llámale olfato gamer) pero hubo una en concreto que me sorprendió: Uncharted.

Estoy hablando de la primera entrega de la saga. Una franquicia que según todos los sonyers era espectacular, del primer juego al último. Afirmación que me sorprendió, tenía entendido que el juego bueno, entretenido, innovador y referente era el Uncharted 2 y no el primero ni el tercero.
sdgfdsgdfg

Uncharted es un juego de aventuras no especialmente exigente, el argumento es de lo más típico: un guaperas pseudohistoriador a mitad entre héroe de Hollywood y expoliador al más puro estilo de los piratas del Odyssey.

Juro solemnemente que lo empecé con muchísimas ganas, sin prejuicios y con una ilusión enorme por embarcarme en una nueva aventura que prometía ser épica. Nada más lejos de la realidad. Una vez metido el disco en el reproductor, cuando la máquina procesó el primer video me quedé atónito ante semejante despliegue de clichés, ideas preconcebidas y falta de rigor histórico y artístico. Era un conjunto de imágenes y frases hechas al más puro estilo Hollywood elegidas con muy mal gusto.

Los clichés sobre la arqueología y sobre la América española son deplorables, al nivel de “superproducciones” históricas como la serie Hispania de Antena 3, los libros reescribetuhistoria (“Historia de España”) de Federico Jiménez Losantos y César Vidal, o los documentales para piramidiotas patrocinados por el Canal Alien Historia. ¡Ojo! No estoy exigiendo rigor histórico al nivel de una producción científica, ni mucho menos, pero por favor, el juego es una máquina de prejuicios socio-históricos de muy baja estofa. Dora la exploradora os enseñará mucho más de la arqueología y de la vida que Nathan Drake.

La escalada. El día a día de cualquier arqueologo

Os pondré un ejemplo, el pseudoexploradorarqueólogo y protagonista Nathan Drake (cualquier arqueólogo que lea este artículo se reirá de la asociación arqueología-aventura cuando lo más cerca que esta un arqueólogo de vivir una aventura es al tener cuidado de no deshidratarse con el sol justiciero del verano o golpearse el mismo con el pico por descuido) está en su barco en un lugar indeterminado de la América no-yankee al más puro estilo Mathew McConaughey en “Fool’s Gold/Locos… a por el oro” (los paralelismos con la película son increíbles y constantes) cuando por fin consigue un valiosísimo cofre que le dará la pista sobre un gran tesoro que ¡Oh! ¡Gran sorpresa! Se trata de El Dorado. Los clichés sobre los españoles y su histórica maldad empiezan sucederse vertiginosamente. Drake, como buen amante de la arqueología, expolia un sarcófago, evidencia histórica preciadísima y de gran valor científico, lo saca de su contexto científico y se lo lleva para su propio goce. Pero no contento con ello, nuestro amigo decide destrozar el sarcófago con el pretexto de conseguir robar un diario. Cualquier aproximación a la catalogación, la matriz Harris, el dibujo, el signado o demás mandangas arqueológicas, por simples que pudieran ser, brillan por su ausencia. El notas roba la pieza y destruye el sarcófago. Con dos cojones históricos, como el caballo de Espartero.

Más tarde, encuentra un casco español y no solo lo descontextualiza (lo extrae sin tomar nota de la cota donde ha aparecido, sin signado, ni nada, con dos pelotas. Estilo Napoleón), sino que lo lanza violentamente al suelo al no ser lo que él esperaba. ¿Qué clase de historiador y mucho menos un arqueólogo haría esto? Cualquiera que haya estado en una excavación se excita brutalmente por encontrar una mierda de esquirla de metal incluso un trozo de escoria de hierro ¡¡Imaginad si alguien encontrara un sarcófago o un casco intacto!!!

El señor Nathan Drake solo quiere el oro, porque la arqueología es eso ¿no, amigos? Correr detrás de bolas gigantes de piedra, conducir aeroplanos y encontrar oro. No importa expoliar y destruir todo lo que no es brillante y valioso. Todo vale.

dfgdfgdf

El juego es una apología más a la destrucción del patrimonio artístico e histórico y ni siquiera lo hace de una manera justificada o divertida. Una producción alineada con otras tantas de la factoríaHollywood que personalmente como historiador, amante del arte y ser humano me repugnan.

Los clichés siguen, os pongo ejemplos: Sudamerica como cortijo selvático para las aventuras de excéntricos aventureros norteamericanos, avionetas, mapas del tesoro, la “maldad” de la armada colonial española, piratas de piel morenita sin escrúpulos armados con AK-47, explosiones, explosiones de sarcófagos, explosiones en templos precolombinos, clichés humorísticos y topicazos made in USA, atleta incansable, machoman hollywodiense.

ggggg

¡Pero ojo! el paseo por villa clichés no ha acabado, no contentos con caer en los tópicos anteriores, cuando crees que la cosa no va a ir a más aparece… ¡¡ATENCIÓN!! (los más avispados ya os lo olíais): ¡¡UN SUBMARINO NAZI!! Sí, en medio de la selva tropical americana. Porque todo el mundo sabe que los frentes del III Reich durante la II Guerra Mundial eran Inglaterra, el frente ruso oriental, África y el Amazonas. Conocido por todos son las colonias alemanas de Sudamérica, como esos pueblos llenos de gemelos rubios donde se rumorea que acabó su vida el genocida y doctor Mengele.
La historia no lo mejora. Es para niños de entre 6 a 12 años, simple y pretenciosa que encima comete el pecado de creerse a sí misma. Los puzles no suponen un reto. Tienen una dificultad muy baja. Por si acaso no aprobaste la EGB siempre te marcan lo que tienes que hacer, muy bien desde el punto de aplicar la diversidad curricular. ¡Ni la LOE hoyga!

Submarinos nazis. Solo faltan los zombies y las tetas

Submarinos nazis. Solo faltan zombies y las tetas para hacer el triplete…

En fin, quizás me superaron las grandes expectativas que tenía sobre este juego. Esperaba que el inicio de una saga que se vende como buque insignia de PS3 tuviera un mayor nivel narrativo. Quizás su gran error es incurrir en todos los fallos o decisiones que chocan diametralmente con mis gustos como los clichés, el propotipo de aventurero del cine americano, las incorrecciones o las absurdeces históricas. Bueno, no todo es malo: el diseño de niveles, el doblaje y la banda sonora están a un alto nivel pero, seamos sinceros, lo mejor de Uncharted es que se acaba para dejar paso a Uncharted 2.

@samsks

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s