Chicas Gamers

GG

Para comenzar escribiendo en este blog, me gustaría hablar de un tema que lleva rondándome la cabeza durante mucho tiempo: las chicas gamers, ¿existen o son mero producto de la industria de la moda digital? Bueno, soy chica y llevo jugando desde que era pequeña. Y eso tiene sus consecuencias.

Me explicaré, hace unos años, una persona me llamó “friki” porque le dije que había días que me encantaba pegarme el día pegada al ordenador o a la televisión simplemente jugando a videojuegos. Así que, yo era una friki o un chicazo por coger un mando y sumergirme en un mundo distinto. Pero, tiempo después, me enteré que ser una chica que juega a videojuegos (o gamer) no es tan raro. De hecho, está de moda. Bueno, las modas pasan con el tiempo, yo llevo jugando a videojuegos desde siempre.

Empecé a jugar con mi padre con su primer Mac al mítico Indiana Jones y la Última Cruzada. Tendría unos 5 añicos. Poco a poco, aprendí a usar sola el ordenador y mi curiosidad me llevaba a otros juegos como Lemmings, Doom, Star Wars: Rebel Assault o Star Wars: Dark Forces.

Imagen

Lemmings

 Imagen

Indiana Jones y la Última Cruzada

Pero he de admitir que no fue hasta que nos regalaron la Nintendo 64 (para mí, la mejor consola de todos los tiempos) cuando la fiebre de los videojuegos no me alcanzó totalmente. ¿Mis juegos preferidos? El Goldeneye, Mario Kart, Donkey Kong, Súper Mario 64 y, como no, el Zelda: Ocarina of Time.

Horas y horas he empleado para conseguir salvar Hyrule de las manos de Ganondorf, he sufrido con Link y me enamoré de Sheik (lo que luego me hizo sentir muy rara…). Recuerdo que jugábamos mi hermano y yo, mano a mano. Esta es una de las cosas que más me gustan de los videojuegos: el poder compartir el momento. Tanto si es un multiplayer como si no, jugar acompañado es de lo mejor que hay. Normalmente nos turnábamos entre hermanos para usar el mando y los otros animábamos o nos poníamos histéricos (para que luego digan que los videojuegos te convierten en alguien asocial).

Imagen  

Legend of Zelda: Ocarina of Time

Aunque una de las cosas que más eché de menos (y por ello es lo que más disfruto ahora) es tener una consola de mano. La famosa GameBoy sólo llegaba a mis manos cuando quedábamos con los amigos (mis padres nunca quisieron comprar una). Así que, en cuanto pude, me compré la NDS Lite (sí, con 20 años, pero más vale tarde que nunca) y comencé a viciarme: Pokemon, The Legend of Zelda: PhantomHourglass, los juegos del famoso Profesor Layton y, sí, el Cooking Mama.

Pero, ¿qué supone ser una chica gamer? Nunca me había considerado así hasta que un amigo me lo dijo. No es que sea una gamer, es que me gustan los videojuegos. Y sí, me he pegado horas y horas delante de la pantalla, he pagado durante años la cuota del World of Warcraft, he soñado que vivía dentro del Arkham Asylum y he matado zombies con mis plantas del jardín. No sé si el ser gamer seguirá siendo una moda después de unos años, lo que está claro es que a las que nos gusta realmente jugar a videojuegos lo haremos durante toda nuestra vida.

Mónica Blay (@W0nika) para @AZGamesweb

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s